FIsysIcono blancoFundación iSYS
XemioLogov6
XemioLogov6
Información para epacientes de cáncer de mama

crema solar

Llega el verano y con él el calor y las actividades al aire libre. Nos apetece salir, ir a la playa, bañarnos en la piscina… Sin embargo, debemos tener particular cuidado de nuestra piel, ya que un exceso de exposición a la radiación solar es perjudicial para nuestra salud. En estas ocasiones, la crema solar puede ser una de nuestras mejores aliadas.

Las personas en tratamiento oncológico deben evitar la exposición al sol, ya que la interacción del sol con la toma de algunos medicamentos, también los hormonales, puede provocar manchas oscuras en la piel, similares a las que aparecen durante el embarazo, y también un exceso de enrojecimiento. Si la paciente quiere disfrutar, sobre todo en verano, del sol o de la playa, es importante solo hacerlo en las primeras o últimas horas del día, cuando la irradiación no es fuerte y protegida por ropa liviana y protectores solares.

Consejos para afrontar el verano

Tomar el sol con moderación puede ayudar a nuestras células a fabricar vitamina D, una vitamina esencial para mantener nuestros huesos, dientes y músculos sanos. Sin embargo, aunque la vitamina D es necesaria para la vida, la luz solar puede ser muy perjudicial para nuestra salud, debido a la radiación ultraviolada (UV) que conlleva.

En verano, las actividades al aire libre aumentan y, por lo tanto, la exposición a la radiación solar ultraviolada es mayor. Debemos extremar las precauciones, sobre todo en zonas donde las temperaturas son más altas. En el artículo de nuestra página web, Consejos para afrontar el verano, encontrarás más información sobre las diferentes protecciones solares que podemos usar para combatir los rayos ultraviolados (UV).

Una de las protecciones contra el sol y la radiación solar es la crema solar que, aunque es imprescindible, por sí sola no es suficiente para protegernos totalmente. En los siguientes apartados, veremos cómo funcionan, el factor de protección solar, los beneficios que aporta y consejos para escoger la adecuada.

Cremas solares: ¿cómo funcionan?

La luz solar es la fuente principal de la radiación ultraviolada o rayos UV. Si nos exponemos a ellos en exceso, nos pueden causar:

  • Quemaduras (eritema o enrojecimiento de la piel).
  • Envejecimiento prematuro de la piel.
  • Síntomas de daño solar como arrugas, piel dura, manchas, queratosis actínica (mancha áspera y escamosa en la piel) y elastosis solar (reducción de la resistencia y la elasticidad de la piel).
  • Iniciar o causar cáncer de piel, como carcinoma de células escamosas o melanoma.
  • Problemas oculares como la inflamación o quemadura de la córnea, la formación de cataratas y pterigión (el tejido crece en la superficie del ojo); lo que puede generar deterioro visual.
  • Debilidad del sistema inmune lo que supone una bajada de defensas y mayor esfuerzo para combatir las infecciones que pueda haber.

Para evitarlo, una de las opciones, aunque no la mejor, es ponernos crema solar, una protección que reduce la exposición total a los rayos UV y disminuye el riesgo de cáncer y daño solar. ¿Cómo? Algunos de sus ingredientes, los denominados ingredientes activos o filtros, son la clave para protegernos. Hay dos tipos de ingredientes activos, que actúan de diferentes maneras para protegernos:

  • Los ingredientes químicos inorgánicos o físicos (como los minerales dióxido de titanio y óxido de zinc), bloquean y dispersan los rayos antes de que penetren en la piel. Es decir, los reflejan, como la pintura blanca refleja la luz.
  • Los ingredientes químicos orgánicos, como la avobenzona, la oxybenzona y el octisalato, no dispersan ni reflejan la luz ultraviolada, sino que absorben los rayos UV gracias a sus enlaces químicos, antes de que puedan dañar la piel. A medida que los enlaces químicos absorben la radiación UV, los componentes del protector solar se descomponen lentamente y liberan calor. Por eso, es importante ir reaplicando la crema cada dos horas.

Es importante decir que todos los ingredientes activos de los protectores solares son derivados químicos. Y, de hecho, muchas de las cremas actuales mezclan los dos tipos.

La importancia del factor de protección solar y el etiquetado UVA

El factor de protección solar (SPF o FPS) indica el número de veces que el filtro de la crema solar aumenta la capacidad de nuestra piel frente al eritema o enrojecimiento de la piel. Por lo tanto, si una crema solar tiene un FPS 30, nuestra piel tarda 30 minutos en quemarse. El FPS es una medida que define cómo de bien protege contra los rayos UVB, un tipo de radiación ultraviolada, principal responsable de las quemaduras.

Sin embargo, también existe otro tipo de radiación ultraviolada, la llamada UVA radiación, que penetra más profundamente en la piel y es la que puede causar arrugas prematuras, manchas y el envejecimiento de la piel. Ambas radiaciones son, además, factor de riesgo para el desarrollo de diversos cánceres de la piel. Por eso, debemos escoger las cremas solares de amplio espectro ya que bloquean los rayos UVA y UVB.

Teniendo en cuenta esto, existen diferentes factores de protección solar: el SPF 15, el SPF 30 y el SPF 50. Cada uno va acorde según la situación en la que nos encontramos. Por ejemplo, un factor 30 significa que bloquea el 97% de los rayos UVB. El de los UVA, debe ser como mínimo un tercio. Una crema con factor 30 tendrá un factor de protección frente a UVA de 10. Por eso, debemos mirar que el envase del protector solar indique que proteja contra la radiación UVA.

Beneficios y riesgos de las cremas solares

Cuando se aplica correctamente, la crema solar puede:

  • Disminuir el riesgo de cáncer y pre-cáncer de piel. El uso diario regular de protector solar SPF 15 puede reducir el riesgo de desarrollar carcinoma de células escamosas (SCC) en aproximadamente un 40% y reducir el riesgo de melanoma en un 50%.
  • Ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel provocado por el sol, incluidas las arrugas, la flacidez y las manchas de la edad.
  • Prevenir quemadas solares agudas.

Como algunos de los ingredientes activos de las cremas solares son absorbidos a través de la piel y entran en el cuerpo, se realizan diferentes estudios para comprobar que sean seguros y no tengan ningún efecto sobre nuestra salud. Se ha visto que algunos de ellos han producido algunas erupciones o reacciones alergias. Por eso, recomiendan no utilizar cremas con este ingrediente en niños o personas fotosensibles. Sin embargo, aún queda hacer más estudios para comprobarlo definitivamente.

¿Qué crema solar debo escoger si soy paciente oncológico?

Hay diferentes tipos y formas de crema solar. Entonces, ¿cuál escojo? En el caso de los pacientes oncológicos, como pueden ser más fotosensibles o vulnerables a la luz solar por ciertas medicaciones y otros factores, es óptimo utilizar una protección solar a partir del factor de protección solar 50 (SPF50), que ofrezca efecto pantalla frente a los rayos ultravioleta A y B (de amplio espectro). Además, también es conveniente que el protector solar sea cremoso y no de espray ya que estos resecan más la piel.

A la hora de ponérnosla es muy importante seguir estas pautas que nos recomienda la Skin Cancer Foundation: aplicarla cada día, 30 minutos antes de salir y reaplicar cada dos horas porque los filtros que ofrecen la protección van desapareciendo.

Así pues, ¿qué debe tener mi protector solar?

  • Amplio espectro: protege tu piel de los rayos UVA y UVB. Para saber si lleva el protector solar de los rayos UVA, en el envase del protector solar hay un círculo donde pondrá UVA.
  • A partir del SPF50: ideal para personas fotosensibles.
  • Productos hipoalergénicos: para evitar cualquier reacción alérgica.
  • Protector solar cremoso: para no resecar la piel.
  • Resistente al agua: Las cremas solares no son waterproof, así que debemos ir reaplicando crema solar cuando salgamos del agua.

Una de las preguntas más frecuentes entre pacientes oncológicos es el escozor de ojos cuando se aplica la crema solar. En el directo de Instagram de Xemio, la experta en estética y peluquería oncológica Ana Vilamanyà nos explica que lo ideal es empezar a aplicar el protector solar por la zona inferior del rostro como la zona del cuello y escote e ir subiendo, hay que ser muy cuidadoso cuando lleguemos a la zona de los ojos. Además, en caso de alopecia, el protector solar también se debe aplicar en el cuero cabelludo, aunque se vaya con pañuelo o peluca. ¡Y no olvidarse del labio!

Otra cuestión a tener en cuenta es la caducidad de las cremas solares. No vale utilizar la del año pasado porque pierden propiedades. Para saber exactamente cuánto tiempo puedo utilizar la crema solar, en el envase de la crema solar encontraremos un dibujo de otro envase con un número dentro que es el que nos indicará la cantidad de tiempo que podemos utilizar esa crema solar.

Por último, es muy importante que tengamos presente que la crema solar no es nuestra única ni la mejor aliada para protegernos del sol. La ropa, unas buenas gafas de sol, llevar sombrero, evitar las franjas horarias de 12h a 16h, buscar la sombra o incluso llevar sombrilla si vamos a la piscina o a la playa son buenas maneras de garantizar un mejor cuidado de la piel.

Referencias

Serpone, N. (2021). Sunscreens and their usefulness: have we made any progress in the last two decades?. Photochem Photobiol Sci 20, 189–244. DOI: https://doi.org/10.1007/s43630-021-00013-1. Extraído de Sunscreens and their usefulness: have we made any progress in the last two decades?

Moreno, M.I & Moren, L.H (2010). Fotoprotección. Rev Asoc Colomb Dermatol. 2010; 18: 31-39. Extraído de https://revistasocolderma.org/sites/default/files/fotoproteccion.pdf

Stacy Simon (2018). How safe is your sunscreen? Cancer.org. Extraído de https://www.cancer.org/latest-news/how-safe-is-your-sunscreen.html

All About Sunscreen de Skin Cancer Foundation

Consejos: En tratamiento en verano de Xemio.org.

Consejos para afrontar el verano de Xemio.org.

Choose the right sunscreen de Cancer.org

Comisión Europea sobre las cremas solares

Directo de Instagram con la experta Ana Vilamanyà

 

Júlia MassóJúlia Massó
Comunicadora científica y genetista. Divulgo sobre ciencia y salud, su historia e historias en Fundación iSYS. @julia_masso

Artículos relacionados

Cáncer de mama y alimentación: Falsas creencias, mitos y leyendas
Cáncer de mama y alimentación: Falsas creencias, mitos y leyendas
Crónica de la jornada: “La paciente digital y el cáncer de mama”
Crónica de la jornada: “La paciente digital y el cáncer de mama”
Prácticas para manejar el estrés en pacientes con cáncer de mama
Prácticas para manejar el estrés en pacientes con cáncer de mama
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios